Ir al contenido principal

Ciclo de Cuentos Abril-Mayo 2020




Para el segundo ciclo de lecturas del Club, decidimos trasladarnos a las formas breves del cuento. Primero, con el objetivo con el objetivo de difundir la lectura de este género, injustamente relegado por la novela, y, segundo, con el propósito de que en cada sesión puedan irse sumando participantes nuevos. Haremos un recorrido por distintos autores célebres del género que abordaremos desde aspectos temáticos, estéticos e interpretativos. Se leerán cuentos de dos autores por sesión que se pondrán en tensión y debate.

 Domingo 19 de abril
El corazón delator
El misterio de Marie Roget

-Edgar Allan Poe-


Pierre Menard, autor del Quijote
La muerte y la brújula 

-Jorge Luis Borges-


Jueves 23 de abril
El beso
Antón Chéjov

Un hombre bueno es difícil de encontrar
Flannery O’Connor


Domingo 26 de abril
Para Esmé, con amor y sordidez
J.D. Salinger

El nadador
La geometría del amor
John Cheever

Jueves 30 de abril
Josefina la cantora, o el pueblo de los ratones
Franz Kafka

Las ménades
La noche boca arriba
Julio Cortázar

Domingo 3 de mayo
La luz es como el agua
El avión de la bella durmiente

Gabriel García Márquez

La hora del gato
Marvel Moreno

Jueves 7 de mayo
La aventura de un miope
La aventura de una mujer casada
Italo Calvino

Manual para mujeres de la limpieza
Lavandería Ángel
Lucía Berlín

Domingo 10 de mayo
Veo con mi mano
Helen Keller
Cubriré de flores tu palidez
Los puntos cardinales
Eloy Tizón

Jueves 14 de mayo
El guardagujas
Pacto con el diablo
La migala
Juan José Arreola

Leopoldo (sus trabajos)
El eclipse
El dinosaurio

Augusto Monterroso

Domingo 17 de mayo
Amor
Felicidad clandestina
Clarice Lispector

Paseo nocturno
Amarguras de un joven escritor
Rubem Fonseca

Déjanos un comentario si te interesa participar de las sesiones del club y te haremos llegar el enlace de las reuniones. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Hombre no particular

Hombre no particular Sobre Bartleby, el escribiente
Por: Nicolás Ibáñez “I would prefer not to”



Hablamos de Bartleby, el escribiente, la novela de Herman Melville. En ella, el personaje protagonista, Bartleby, utiliza una de las fórmulas que más interpretaciones ha suscitado la historia de la literatura. Se trata de una máxima, de una frase de singular gramática que se ha convertido así mismo en baluarte de una numerosa casta de hombres que se dicen herederos de este personaje y que ha ocupado a filósofos, literatos y psicólogos. Tienen en común todos ellos una tendencia preferente e irrefrenable hacia la inmovilidad, una especie de pulsión negativa por la vida. 
La frase la dice el personaje por primera vez cuando, después de ser contratado, se le pide que abandone su trabajo de escribidor y ayude a verificar unos documentos. “Bartleby, con una voz singularmente suave y firme, replicó: —Preferiría no hacerlo.” Preferiría no hacerlo, dice a modo de sentencia sin posibilidad de réplica. A …

Primera sesión: 1. La levedad y el peso

¡Inició nuestro club de lectura de cuarentena!
Después de hacer una breve introducción al autor y su contexto, hoy comentamos la primera parte de La insoportable levedad del ser.
SESIÓN 1: EL PESO Y LA LEVEDAD: Discusiones acerca de las primeras dicotomías. La discusión entre los lectores arrancó a partir de la dicotomía planteada entre peso y levedad y de qué forma está relacionada con el eterno retorno. Kundera lo plantea a partir de un punto de vista histórico y relaciona la levedad de un hecho con su imposibilidad de repetición, mientras que la idea del peso la relaciona a la imposibilidad de la fugacidad de un hecho histórico. La dicotomía entre peso y levedad resulta ser una constante en todos los aspectos de esta primera parte: desde las características fundamentales de los personajes como lo que para Tomás significan Teresa y Sabina respectivamente, desde el tipo del lenguaje que se utiliza e incluso desde las imágenes que consciente o inconscientemente el autor utiliza …

Cantan los sentidos

CANTAN LOS SENTIDOS Sobre Helen Keller
                  Por: Nicolás Ibáñez
“!Qué pobre sería mi mundo sin la imaginación!” H.K.
Hay que haber nacido poeta para ser Helen Keller. Lo digo en toda la expresión de la palabra. Poeta. No sólo como alguien que se devana los sesos escribiendo versos o prosas que capten un pequeño instante de la infinitud del tiempo y del espacio. Ella es más que simplemente eso. Hellen Keller es la imposibilidad de la poesía hecha expresión poética, la negación de todas las posibilidades convertidas en manifestación íntima, en loa, en canto: es el puño en la cara para quienes, diletantes, se frustran ante sus propias incapacidades en el primer o segundo intento.

No pretendo de ninguna manera subirla a las cimas baratas de la autoayuda, ni recomendar su lectura a aquellos que han perdido la fe o que se sienten incapaces, perdidos y solitarios (todos en este tiempo nos sentimos incapaces, perdidos y solitarios). Lo que quiero resaltar de Helen Keller es su sensi…