Ir al contenido principal

Mente

Por: Leonardo Bautista


Susurra veneno en mi oído.
Incendia, inunda, arrasa, devora
a la misma tierra que la vio nacer
y sostiene sus raíces.

Inexpugnable fortaleza erguida
con miedo frío y duro.
Soberana implacable,
indolente, reaccionaria.

Cañón infatigable
disparando balas de remordimiento
balas de culpa
forjadas con memorias
de mi propia cantera.

Hábitos martillados de duro diamante.
Dictadora total.
Cabeza sin oídos.
Asoladora de cada divergencia.

Déjame ser y seamos juntos
recién nacidos
niños que saltan
antes de pensar.

Nuestros padres no volverán.
Estamos solos en el nido.
Abramos las alas de sangre
para que el sol
las endurezca o las derrita.

Volemos a través del miedo.
Bebamos lágrimas saladas.
Viajemos a tierras
que no se han inventado.

Destrocémonos el pico contra la roca
arranquémonos las plumas de sangre.
Hagamos parir a la temeridad
una piel húmeda y frágil
para descender al infierno
y arder hasta las estrellas.

Burlémonos del tiempo y de la muerte.
Destrocemos las tablas de Moisés.
Devoremos a dentelladas
un trozo de eternidad.

Arrojémonos sobre la tierra
mirando al cielo
con una sonrisa profana
extasiados.

Rindámonos a los buitres
mientras exhalamos la satisfacción
de haber sido todo
lo que pudimos ser.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Hombre no particular

Hombre no particular Sobre Bartleby, el escribiente
Por: Nicolás Ibáñez “I would prefer not to”



Hablamos de Bartleby, el escribiente, la novela de Herman Melville. En ella, el personaje protagonista, Bartleby, utiliza una de las fórmulas que más interpretaciones ha suscitado la historia de la literatura. Se trata de una máxima, de una frase de singular gramática que se ha convertido así mismo en baluarte de una numerosa casta de hombres que se dicen herederos de este personaje y que ha ocupado a filósofos, literatos y psicólogos. Tienen en común todos ellos una tendencia preferente e irrefrenable hacia la inmovilidad, una especie de pulsión negativa por la vida. 
La frase la dice el personaje por primera vez cuando, después de ser contratado, se le pide que abandone su trabajo de escribidor y ayude a verificar unos documentos. “Bartleby, con una voz singularmente suave y firme, replicó: —Preferiría no hacerlo.” Preferiría no hacerlo, dice a modo de sentencia sin posibilidad de réplica. A …

Primera sesión: 1. La levedad y el peso

¡Inició nuestro club de lectura de cuarentena!
Después de hacer una breve introducción al autor y su contexto, hoy comentamos la primera parte de La insoportable levedad del ser.
SESIÓN 1: EL PESO Y LA LEVEDAD: Discusiones acerca de las primeras dicotomías. La discusión entre los lectores arrancó a partir de la dicotomía planteada entre peso y levedad y de qué forma está relacionada con el eterno retorno. Kundera lo plantea a partir de un punto de vista histórico y relaciona la levedad de un hecho con su imposibilidad de repetición, mientras que la idea del peso la relaciona a la imposibilidad de la fugacidad de un hecho histórico. La dicotomía entre peso y levedad resulta ser una constante en todos los aspectos de esta primera parte: desde las características fundamentales de los personajes como lo que para Tomás significan Teresa y Sabina respectivamente, desde el tipo del lenguaje que se utiliza e incluso desde las imágenes que consciente o inconscientemente el autor utiliza …

Cantan los sentidos

CANTAN LOS SENTIDOS Sobre Helen Keller
                  Por: Nicolás Ibáñez
“!Qué pobre sería mi mundo sin la imaginación!” H.K.
Hay que haber nacido poeta para ser Helen Keller. Lo digo en toda la expresión de la palabra. Poeta. No sólo como alguien que se devana los sesos escribiendo versos o prosas que capten un pequeño instante de la infinitud del tiempo y del espacio. Ella es más que simplemente eso. Hellen Keller es la imposibilidad de la poesía hecha expresión poética, la negación de todas las posibilidades convertidas en manifestación íntima, en loa, en canto: es el puño en la cara para quienes, diletantes, se frustran ante sus propias incapacidades en el primer o segundo intento.

No pretendo de ninguna manera subirla a las cimas baratas de la autoayuda, ni recomendar su lectura a aquellos que han perdido la fe o que se sienten incapaces, perdidos y solitarios (todos en este tiempo nos sentimos incapaces, perdidos y solitarios). Lo que quiero resaltar de Helen Keller es su sensi…