Ir al contenido principal

Sexta sesión: Gabo y Marvel Moreno

No conocíamos a Marvel Moreno. Sin embargo, llegó a nuestras manos y no lo pensamos dos veces antes de incluirla en este ciclo de cuentos. Se trata de una autora barranquillera que dejó una rica obra, no lo suficientemente reconocida. Decidimos leer y discutir el cuento La hora del gato, sin embargo recomendamos otros de sus cuentos como: Algo tan feo en la vida de una señora de bien y El revólver.

La hora del gato narra la historia de una mujer que engaña a su marido durante 20 años y de cómo este intenta entender sus razones desde la más profunda impotencia. La relación de esta pareja podría ser un estereotipo de la familia perfecta, y él, del marido perfecto, viéndolo desde la perspectiva de una sociedad conservadora que ante todo guarda las apariencias. Él cumple su "principal rol social": tiene un buen trabajo y mantiene a su esposa y a su familia. Ella, por su parte, es una excelente madre. Sin embargo, la autora nos va adentrando en la historia privada de la pareja y nos enteramos que por retenerla a su lado, él absorbió y limitó por completo la vida de ella.

Marvel Moreno maneja un claro enfoque feminista que combina la narración de la historia, con la crítica social. Al contarnos una a una todas las acciones que el marido emprendió para apropiarse de la esposa, y después, al enterarse de sus infidelidades, sus intentos para complacerla, el cuento nos devela los mecanismos tácitos y abiertos de explotación que ejerce el machismo sobre las mujeres. Moreno tiene el ingenio para que el cuento no se vuelva un discurso politizado, porque elabora tan bien el entramado y las características de estos dos personajes, que entendemos que ambos actúan enmarcados en su pasado, su contexto y sus relaciones. Además de eso, deja claro que estas características hacen parte de determinada clase social, la cual critica y ridiculiza.

Tener el cuento narrado desde la perspectiva del esposo permite, si no simpatizar con él, entender que su culpa no es consciente. El machismo es un problema tan estructural que el mismo hombre es víctima y victimario de su conducta.




Por otra parte, García Márquez nos pareció un autor imprescindible para el ciclo de cuentos, no obstante, decidimos buscar cuentos de su bibliografía que se desenmarquen de las narrativas costeñas y "macondianas" que tanto han marcado la memoria de sus lectores. Estos fueron La luz es como el agua y El avión de la bella durmiente, ambos pertenecientes al libro Doce cuentos peregrinos.

La luz es como el agua se sitúa en Madrid, lejos del mar y de grandes ríos, donde dos niños cartageneros añoran navegar y bucear. La explicación que da García Márquez a la metáfora central del cuento es bellísima, porque además lo sitúa como narrador del cuento. En un "seminario sobre la poesía de los utensilios domésticos" uno de los niños le pregunta sobre la electricidad y él responde que la luz es como el agua, que sale cuando abres la llave. Aunque esta explicación se halle en el cuento como una "ligereza", expresa un sentido muy profundo sobre la escritura: el encuentro entre un experto en poesía y la inocencia de un niño da lugar a una metáfora y esa metáfora, a su vez da lugar al cuento.

Esta poesía de los utensilios domésticos, y también de los espacios cotidianos, esta presente en ambos cuentos. Vivimos rodeados de cosas que apenas percibimos. Un día podríamos levantarnos de nuestra cama, en nuestras casas y mirando con nuevos ojos podríamos reconocer un montón de significados acerca de los objetos que tenemos más próximos y la manera en como están configurados nuestros espacios. Precisamente esta cuarentena ha sido un momento especial para mirar con detenimiento lo que teníamos más cerca, estamos re-significando nuestras rutinas, espacios y objetos.

En el caso de ambos autores, sucedió que viajaron y escribieron gran parte de su obra fuera de Colombia. Nos suscitó esta pregunta: ¿Qué le dice el realismo mágico a la gente fuera de Colombia? ¿sigue siendo Latinoamérica una tierra mágica, una tierra de sueños?

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Hombre no particular

Hombre no particular Sobre Bartleby, el escribiente
Por: Nicolás Ibáñez “I would prefer not to”



Hablamos de Bartleby, el escribiente, la novela de Herman Melville. En ella, el personaje protagonista, Bartleby, utiliza una de las fórmulas que más interpretaciones ha suscitado la historia de la literatura. Se trata de una máxima, de una frase de singular gramática que se ha convertido así mismo en baluarte de una numerosa casta de hombres que se dicen herederos de este personaje y que ha ocupado a filósofos, literatos y psicólogos. Tienen en común todos ellos una tendencia preferente e irrefrenable hacia la inmovilidad, una especie de pulsión negativa por la vida. 
La frase la dice el personaje por primera vez cuando, después de ser contratado, se le pide que abandone su trabajo de escribidor y ayude a verificar unos documentos. “Bartleby, con una voz singularmente suave y firme, replicó: —Preferiría no hacerlo.” Preferiría no hacerlo, dice a modo de sentencia sin posibilidad de réplica. A …

Primera sesión: 1. La levedad y el peso

¡Inició nuestro club de lectura de cuarentena!
Después de hacer una breve introducción al autor y su contexto, hoy comentamos la primera parte de La insoportable levedad del ser.
SESIÓN 1: EL PESO Y LA LEVEDAD: Discusiones acerca de las primeras dicotomías. La discusión entre los lectores arrancó a partir de la dicotomía planteada entre peso y levedad y de qué forma está relacionada con el eterno retorno. Kundera lo plantea a partir de un punto de vista histórico y relaciona la levedad de un hecho con su imposibilidad de repetición, mientras que la idea del peso la relaciona a la imposibilidad de la fugacidad de un hecho histórico. La dicotomía entre peso y levedad resulta ser una constante en todos los aspectos de esta primera parte: desde las características fundamentales de los personajes como lo que para Tomás significan Teresa y Sabina respectivamente, desde el tipo del lenguaje que se utiliza e incluso desde las imágenes que consciente o inconscientemente el autor utiliza …

Cantan los sentidos

CANTAN LOS SENTIDOS Sobre Helen Keller
                  Por: Nicolás Ibáñez
“!Qué pobre sería mi mundo sin la imaginación!” H.K.
Hay que haber nacido poeta para ser Helen Keller. Lo digo en toda la expresión de la palabra. Poeta. No sólo como alguien que se devana los sesos escribiendo versos o prosas que capten un pequeño instante de la infinitud del tiempo y del espacio. Ella es más que simplemente eso. Hellen Keller es la imposibilidad de la poesía hecha expresión poética, la negación de todas las posibilidades convertidas en manifestación íntima, en loa, en canto: es el puño en la cara para quienes, diletantes, se frustran ante sus propias incapacidades en el primer o segundo intento.

No pretendo de ninguna manera subirla a las cimas baratas de la autoayuda, ni recomendar su lectura a aquellos que han perdido la fe o que se sienten incapaces, perdidos y solitarios (todos en este tiempo nos sentimos incapaces, perdidos y solitarios). Lo que quiero resaltar de Helen Keller es su sensi…