Ir al contenido principal

Quinta sesión: Julio Cortázar y Franz Kafka

Para comenzar la discusión, se hizo una introducción acerca de la obra de Cortázar como el autor que para muchos de los presentes, los introdujo de alguna forma u otra en la lectura desde la adolescencia. Las citas de sus frases, los fragmentos de Rayuela y las historias de famas y cronopios han estado presentes en muchas de las conversaciones de los lectores e hicieron de Cortázar un autor común en el imaginario de muchos, del cual se habla mucho pero que no se lee tanto. En esta ocasión, los cuentos seleccionados fueron La noche boca arriba y Las Ménades.
Junto con Cortázar, el cuento seleccionado de Franz Kafka fue Josefina la cantora o el pueblo de los ratones. Se trata de un texto de un estilo muy alejado al que Cortázar tiene en los dos cuentos anteriores, pero a pesar de sus diferencias formales como el narrador, que en el caso de Kafka hay intervenciones en primera persona desde sí mismo aunque la narración sea en tercera y el desarrollo lento de la trama que parece subsidiario de un tema que quiere desarrollar (en ese aspecto tiene similitudes con Kundera), ambos cuentos dieron pie a un tema alrededor del cual se discutió toda la sesión: el arte como símbolo de status. Especialmente en la música.
En las tres historias, el tema del arte está presente, sobre todo en el caso de Josefina la cantora y Las Ménades. Con respecto a La Noche boca arriba, si pudiera haber alguna referencia al tema, sería más específicamente al arte en un sentido ritual y religioso, mucho más ligado a una cosmogonía indígena. Por otra parte, los cuentos restantes hablan de la relación entre la música y el público desde lo popular y lo burgués. La discusión también se trasladó a la figura del artista y cómo puede ser o no venerado o destrozado por su público.
Curiosamente y aunque no se conectara a propósito en la sesión, el tema inicial tiene algo que ver con la visión del arte como símbolo de status. La discusión acerca de un autor del cual se habla más de lo que se lee podría darse también para describir una situación como la asistencia a un concierto de música clásica, la enumeración de autores o compositores supuestamente leídos y el protocolo que se crea alrededor de las obras. No obstante, todo deriva en un frenesí inducido por el fanatismo exacerbado en medio de la función. Por otra parte, Kafka describe a Josefina la cantora como un personaje apreciado por todos los habitantes de "nuestro pueblo”. Se trata de una mujer que canta por medio de chillidos desagradables y aun así es admirada por todos al igual, por más que se da por entendido que la población no tiene ningún tipo de conocimiento musical.
La cultura como símbolo de estatus aparece en el cuento de Cortázar como una forma absurda de obtener distinción social, mientras que por el lado de Kafka se trata de un extraño rasgo de homogeneidad dentro del pueblo. Además de lo anterior, se hace una distinción especial entre la calidad de la obra y la recepción que la gente tiene de la misma, mucho más en dos núcleos en los que la falta de conocimiento de las obras es equivalente a no pertenecer a ese mismo núcleo social.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Hombre no particular

Hombre no particular Sobre Bartleby, el escribiente
Por: Nicolás Ibáñez “I would prefer not to”



Hablamos de Bartleby, el escribiente, la novela de Herman Melville. En ella, el personaje protagonista, Bartleby, utiliza una de las fórmulas que más interpretaciones ha suscitado la historia de la literatura. Se trata de una máxima, de una frase de singular gramática que se ha convertido así mismo en baluarte de una numerosa casta de hombres que se dicen herederos de este personaje y que ha ocupado a filósofos, literatos y psicólogos. Tienen en común todos ellos una tendencia preferente e irrefrenable hacia la inmovilidad, una especie de pulsión negativa por la vida. 
La frase la dice el personaje por primera vez cuando, después de ser contratado, se le pide que abandone su trabajo de escribidor y ayude a verificar unos documentos. “Bartleby, con una voz singularmente suave y firme, replicó: —Preferiría no hacerlo.” Preferiría no hacerlo, dice a modo de sentencia sin posibilidad de réplica. A …

Primera sesión: 1. La levedad y el peso

¡Inició nuestro club de lectura de cuarentena!
Después de hacer una breve introducción al autor y su contexto, hoy comentamos la primera parte de La insoportable levedad del ser.
SESIÓN 1: EL PESO Y LA LEVEDAD: Discusiones acerca de las primeras dicotomías. La discusión entre los lectores arrancó a partir de la dicotomía planteada entre peso y levedad y de qué forma está relacionada con el eterno retorno. Kundera lo plantea a partir de un punto de vista histórico y relaciona la levedad de un hecho con su imposibilidad de repetición, mientras que la idea del peso la relaciona a la imposibilidad de la fugacidad de un hecho histórico. La dicotomía entre peso y levedad resulta ser una constante en todos los aspectos de esta primera parte: desde las características fundamentales de los personajes como lo que para Tomás significan Teresa y Sabina respectivamente, desde el tipo del lenguaje que se utiliza e incluso desde las imágenes que consciente o inconscientemente el autor utiliza …

Cantan los sentidos

CANTAN LOS SENTIDOS Sobre Helen Keller
                  Por: Nicolás Ibáñez
“!Qué pobre sería mi mundo sin la imaginación!” H.K.
Hay que haber nacido poeta para ser Helen Keller. Lo digo en toda la expresión de la palabra. Poeta. No sólo como alguien que se devana los sesos escribiendo versos o prosas que capten un pequeño instante de la infinitud del tiempo y del espacio. Ella es más que simplemente eso. Hellen Keller es la imposibilidad de la poesía hecha expresión poética, la negación de todas las posibilidades convertidas en manifestación íntima, en loa, en canto: es el puño en la cara para quienes, diletantes, se frustran ante sus propias incapacidades en el primer o segundo intento.

No pretendo de ninguna manera subirla a las cimas baratas de la autoayuda, ni recomendar su lectura a aquellos que han perdido la fe o que se sienten incapaces, perdidos y solitarios (todos en este tiempo nos sentimos incapaces, perdidos y solitarios). Lo que quiero resaltar de Helen Keller es su sensi…