Ir al contenido principal

Octava sesión: 7. La sonrisa de Karenin

Hemos llegado al último capítulo de La insoportable levedad del ser. En este capítulo nos enfrentamos a uno de los hechos más conmovedores del libro: la muerte de la perrita Karenin.

Tomás y Teresa se han retirado al campo, lejos de las persecuciones y del ajetreo de la ciudad. Para Karenin, al igual que para nuestros personajes, es posible que hayan sido los años más tranquilos y felices de su vida. La vida del campo es totalmente monótona y rutinaria y Karenin, que como todos los animales vive de la rutina, es feliz acompañando a Teresa en sus labores de pastoreo. Para ella, su relación con Karenin trasciende con creces la función utilitaria que cumplen los animales en el campo.

"La verdadera bondad del hombre sólo puede manifestarse con absoluta limpieza y libertad en relación con quien no representa fuerza alguna."

Este capítulo provocó en el club un largo debate alrededor del trato o el "uso" que tienen los animales en el campo y en la ciudad. Mientras que durante todo el libro se trenzaron relaciones en tensión entre lo débil y lo fuerte, o relaciones de malentendidos por las palabras que las median, la relación de Teresa con Karenin es simple y pura. Teresa ama a Karenin como es, no tiene que exigirle que sea diferente ni tiene que preocuparse porque la deje de amar o la abandone.  El amor de Karenin es, no mayor, pero sí mejor que el que la une con Tomás.

Los animales nunca fueron expulsados del paraíso. Como ya dijimos, su felicidad está en la rutina, en la repetición y quizá nuestra mayor diferencia con ellos es que no sabemos repetir o más bien que lo evitamos constantemente. Los motivos que se repiten en nuestra vida son producto de coincidencias o de motores inconscientes que guían nuestras acciones. Pero nuestra vida no se repite, lo cuál nos hace leves, insoportablemente leves.

El último sueño de Teresa que nos narra Kundera es tan analítico como premonitorio. En él, han recibido una citación y tienen que hacer un viaje en avión. Al llegar, unos hombres van a fusilar a Tomás y este se transforma en un conejito. Teresa toma el conejito y lo lleva a un hogar donde la esperan dos viejitos. Lleva al conejito hasta el cuarto -donde hay una mariposa- y se acuesta con él. Teresa analiza que ha llegado a donde quería, cuando en el capítulo 2 deseaba que Tomás fuera viejo y que fuera débil como ella. Pero esto la hace preguntarse a costa de qué ha debilitado a Tomás. Hizo que abandonara su carrera y su vida en Praga para hacerlo caer al nivel de ella y se siente culpable por esto.


Este capítulo está lleno de signos que van anunciando un cierre. En la composición musical que sería esta novela, es como si se fueran cerrando los motivos musicales de las vidas de Tomás y Teresa. Retirarse al campo quizás es la señal más clara, es un cierre de su vida como la conocíamos. El sueño de Teresa, que condensa varias de sus aspiraciones y sus sueños previos es otro de estos cierres. Ir a bailar fue uno de los momentos de la relación que vimos al principio y que ahora se repite, intensificado por la declaración de Tomás de que con esta vida por fin es feliz. Finalmente, la llegada a la habitación y la mariposa, aparece como un déjà vu del sueño, recordamos la imagen de Teresa con el conejito y recordamos también que a Teresa y a Tomás siempre les gustó dormir juntos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Hombre no particular

Hombre no particular Sobre Bartleby, el escribiente
Por: Nicolás Ibáñez “I would prefer not to”



Hablamos de Bartleby, el escribiente, la novela de Herman Melville. En ella, el personaje protagonista, Bartleby, utiliza una de las fórmulas que más interpretaciones ha suscitado la historia de la literatura. Se trata de una máxima, de una frase de singular gramática que se ha convertido así mismo en baluarte de una numerosa casta de hombres que se dicen herederos de este personaje y que ha ocupado a filósofos, literatos y psicólogos. Tienen en común todos ellos una tendencia preferente e irrefrenable hacia la inmovilidad, una especie de pulsión negativa por la vida. 
La frase la dice el personaje por primera vez cuando, después de ser contratado, se le pide que abandone su trabajo de escribidor y ayude a verificar unos documentos. “Bartleby, con una voz singularmente suave y firme, replicó: —Preferiría no hacerlo.” Preferiría no hacerlo, dice a modo de sentencia sin posibilidad de réplica. A …

Primera sesión: 1. La levedad y el peso

¡Inició nuestro club de lectura de cuarentena!
Después de hacer una breve introducción al autor y su contexto, hoy comentamos la primera parte de La insoportable levedad del ser.
SESIÓN 1: EL PESO Y LA LEVEDAD: Discusiones acerca de las primeras dicotomías. La discusión entre los lectores arrancó a partir de la dicotomía planteada entre peso y levedad y de qué forma está relacionada con el eterno retorno. Kundera lo plantea a partir de un punto de vista histórico y relaciona la levedad de un hecho con su imposibilidad de repetición, mientras que la idea del peso la relaciona a la imposibilidad de la fugacidad de un hecho histórico. La dicotomía entre peso y levedad resulta ser una constante en todos los aspectos de esta primera parte: desde las características fundamentales de los personajes como lo que para Tomás significan Teresa y Sabina respectivamente, desde el tipo del lenguaje que se utiliza e incluso desde las imágenes que consciente o inconscientemente el autor utiliza …

Cantan los sentidos

CANTAN LOS SENTIDOS Sobre Helen Keller
                  Por: Nicolás Ibáñez
“!Qué pobre sería mi mundo sin la imaginación!” H.K.
Hay que haber nacido poeta para ser Helen Keller. Lo digo en toda la expresión de la palabra. Poeta. No sólo como alguien que se devana los sesos escribiendo versos o prosas que capten un pequeño instante de la infinitud del tiempo y del espacio. Ella es más que simplemente eso. Hellen Keller es la imposibilidad de la poesía hecha expresión poética, la negación de todas las posibilidades convertidas en manifestación íntima, en loa, en canto: es el puño en la cara para quienes, diletantes, se frustran ante sus propias incapacidades en el primer o segundo intento.

No pretendo de ninguna manera subirla a las cimas baratas de la autoayuda, ni recomendar su lectura a aquellos que han perdido la fe o que se sienten incapaces, perdidos y solitarios (todos en este tiempo nos sentimos incapaces, perdidos y solitarios). Lo que quiero resaltar de Helen Keller es su sensi…