Ir al contenido principal

Quinta sesión: 4. El alma y el cuerpo




En este capítulo regresamos de nuevo al personaje de Teresa y su ineludible caída a las profundidades de su ser. De hecho, el fragmento comienza con la certeza para Teresa de que Tomás le es infiel. A partir de este acto, todo es descenso, hundimiento para ella. Llama la atención que Kundera, muy a su estilo entre la narración y el ensayo, profundiza en este capítulo uno de los temas centrales de toda su novela y es la relación entre el individuo con la atmósfera de lo político, esa delgada línea entre lo privado y público, entre lo general y lo particular. Al tiempo que relata las peripecias de Teresa, su relación con Tomás, su experiencia como camarera y su intento de infidelidad, nos devela todo un mecanismo político de vigilancia y control de lo privado. No es casual la paranoia con la que Teresa termina el capítulo, pensándose perseguida, acusada, arrestada.



Teresa, en este capítulo, se ve enfrentada al tema de la identidad. Parece perdida de sí misma, no se reconoce, no sabe quién es, duda de la relación entre su cuerpo y su alma. Y esa duda la lleva a actuar por fuera de lo que siempre creyó, la obliga a explorar nuevas experiencias hasta el punto de que vive una aventura extramatrimonial. Y aquí es donde está la maestría de Kundera, porque este episodio que podría pasar como una infidelidad más entre tantas, tiene ahora una vinculación directamente pública. Puede que Teresa esté muy conflictuada con su alma o con su infidelidad, pero la situación política en la que está la lleva a pensar que la policía anda detrás de su cuerpo, que en algún momento dijo algo de más, que es culpable de algo que no sabe muy bien qué es: la conlleva a la paranoia.



Este fue el tema central del debate y reflexionando nos preguntamos, ¿cuál es el límite entre lo público y lo privado?, ¿hasta dónde llega el individuo?, ¿en qué momento un estado totalitario nos puede quitar lo que de único tenemos?, ¿cuáles son los espacios de privacidad que nosotros mismos nos damos si hacemos todo público por redes? Y volvíamos sobre una frase de Kundera que dice: “Las preguntas que no tienen respuesta son las que determinan las posibilidades del ser humano”.



Por otro lado analizamos la gran connotación simbólica que hay en el capítulo. Fundamentalmente con episodio del sueño de Teresa en el que Tomás la guía por un sendero de la revelación de su propia muerte hasta que ella confiesa que no ha sido por voluntad propia que llegó hasta allí y los verdugos la terminan soltando. Puede que Teresa ansíe su propia muerte y este sueño sea una especie de renacer. Quizás sea la revelación de la involuntariedad de sus decisiones. Se analizaron también elementos como el grito de Teresa, el espejo y el reflejo, la muerte de la corneja. Por último hay en Teresa un anhelo de retorno al campo, a lo natural como si fuera lo ingenuo, lo puro, o como lo dice textualmente Kundera, como el único camino hacia la salvación.



Como se puede ver, el debate propició, además de profundas reflexiones sobre los temas señalados, grandes preguntas alrededor de los totalitarismos, de la actual democracia, de las redes sociales como mecanismo de control. En esto honramos a Kundera.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Hombre no particular

Hombre no particular Sobre Bartleby, el escribiente
Por: Nicolás Ibáñez “I would prefer not to”



Hablamos de Bartleby, el escribiente, la novela de Herman Melville. En ella, el personaje protagonista, Bartleby, utiliza una de las fórmulas que más interpretaciones ha suscitado la historia de la literatura. Se trata de una máxima, de una frase de singular gramática que se ha convertido así mismo en baluarte de una numerosa casta de hombres que se dicen herederos de este personaje y que ha ocupado a filósofos, literatos y psicólogos. Tienen en común todos ellos una tendencia preferente e irrefrenable hacia la inmovilidad, una especie de pulsión negativa por la vida. 
La frase la dice el personaje por primera vez cuando, después de ser contratado, se le pide que abandone su trabajo de escribidor y ayude a verificar unos documentos. “Bartleby, con una voz singularmente suave y firme, replicó: —Preferiría no hacerlo.” Preferiría no hacerlo, dice a modo de sentencia sin posibilidad de réplica. A …

Primera sesión: 1. La levedad y el peso

¡Inició nuestro club de lectura de cuarentena!
Después de hacer una breve introducción al autor y su contexto, hoy comentamos la primera parte de La insoportable levedad del ser.
SESIÓN 1: EL PESO Y LA LEVEDAD: Discusiones acerca de las primeras dicotomías. La discusión entre los lectores arrancó a partir de la dicotomía planteada entre peso y levedad y de qué forma está relacionada con el eterno retorno. Kundera lo plantea a partir de un punto de vista histórico y relaciona la levedad de un hecho con su imposibilidad de repetición, mientras que la idea del peso la relaciona a la imposibilidad de la fugacidad de un hecho histórico. La dicotomía entre peso y levedad resulta ser una constante en todos los aspectos de esta primera parte: desde las características fundamentales de los personajes como lo que para Tomás significan Teresa y Sabina respectivamente, desde el tipo del lenguaje que se utiliza e incluso desde las imágenes que consciente o inconscientemente el autor utiliza …

Cantan los sentidos

CANTAN LOS SENTIDOS Sobre Helen Keller
                  Por: Nicolás Ibáñez
“!Qué pobre sería mi mundo sin la imaginación!” H.K.
Hay que haber nacido poeta para ser Helen Keller. Lo digo en toda la expresión de la palabra. Poeta. No sólo como alguien que se devana los sesos escribiendo versos o prosas que capten un pequeño instante de la infinitud del tiempo y del espacio. Ella es más que simplemente eso. Hellen Keller es la imposibilidad de la poesía hecha expresión poética, la negación de todas las posibilidades convertidas en manifestación íntima, en loa, en canto: es el puño en la cara para quienes, diletantes, se frustran ante sus propias incapacidades en el primer o segundo intento.

No pretendo de ninguna manera subirla a las cimas baratas de la autoayuda, ni recomendar su lectura a aquellos que han perdido la fe o que se sienten incapaces, perdidos y solitarios (todos en este tiempo nos sentimos incapaces, perdidos y solitarios). Lo que quiero resaltar de Helen Keller es su sensi…