Ir al contenido principal

Primera sesión: 1. La levedad y el peso


¡Inició nuestro club de lectura de cuarentena!

Después de hacer una breve introducción al autor y su contexto, hoy comentamos la primera parte de La insoportable levedad del ser.  

SESIÓN 1:
EL PESO Y LA LEVEDAD:
Discusiones acerca de las primeras dicotomías.
La discusión entre los lectores arrancó a partir de la dicotomía planteada entre peso y levedad y de qué forma está relacionada con el eterno retorno. Kundera lo plantea a partir de un punto de vista histórico y relaciona la levedad de un hecho con su imposibilidad de repetición, mientras que la idea del peso la relaciona a la imposibilidad de la fugacidad de un hecho histórico. La dicotomía entre peso y levedad resulta ser una constante en todos los aspectos de esta primera parte: desde las características fundamentales de los personajes como lo que para Tomás significan Teresa y Sabina respectivamente, desde el tipo del lenguaje que se utiliza e incluso desde las imágenes que consciente o inconscientemente el autor utiliza no solo narrativamente, sino también expositivamente.
La dicotomía entre peso y levedad en las imágenes usadas por Kundera son evidentes en ideas como las del sueño, como bien expusieron los lectores en sus intervenciones. Mientras que la idea de soñar puede estar relacionada con el aire y la elevación de los pensamientos que cruzan por su cabeza, el peso se encuentra en el cuerpo dormido de Teresa y en las imágenes mismas de sus sueños. La idea de su cuerpo replicado, muerto, terrenal y amenazado por la idea de la infidelidad le trae a Teresa ese dolor físico que implica la pesadez. Además, los sueños de Teresa son cíclicos, lo cual indica una tendencia a la repetición y una relación onírica y personal con el eterno retorno. Algo similar sucede con la fiebre de Teresa, pues aunque su enfermedad implique la imposibilidad que ella tiene de salir del lecho de Tomás, Kundera describe esa sensación desde la perspectiva de Tomás a través de la metáfora de un recién nacido salvado que flota en el agua dentro de una canasta. Algunas de las imágenes que los lectores notaron no responden necesariamente a esa dicotomía, sino únicamente a uno de sus polos. Por ejemplo, en el caso del peso, la llegada del ejército y las fuerzas armadas a Praga, y en el caso de la levedad, los susurros de Tomás al oído de Teresa y la imagen de boceto incompleto que usa el autor para presentar a Tomás. (Pienso en Tomás desde hace años, pero no había logrado verlo con claridad.)
La discusión alrededor de peso y levedad también se llevó al ámbito del lenguaje y no solamente de las imágenes. Desde el principio, los lectores notaron que Kundera tendía a explicar a partir de expresiones, palabras, etimologías y proverbios esta misma dicotomía, como por ejemplo en la expresión “Einmal ist Keinmal” referida principalmente a la fugacidad de las cosas que suceden una sola vez, y por lo tanto, a su levedad. Por oposición a esa misma idea, Kundera hace referencia a otra expresión alemana introducida por Beethoven: “es muss sein”. A partir de esta expresión que también es usada como melodía en uno de sus cuartetos de cuerdas, se insinúa la idea de un destino y la real importancia de las decisiones de peso. Sin embargo, Kundera también expone que en el caso de la palabra “compasión” y su etimología, según el idioma, esta puede adquirir una connotación más cercana al peso o la levedad. En su raíz latina, “compasión” implica el compartir una carga pesada, mientras que en su raíz germánica la palabra se refiere a la idea de compartir un sentimiento, no necesariamente negativo.
La discusión concluyó con la pregunta que planteó Kundera acerca de si peso y levedad se deberían valorar positiva o negativamente, sobre todo cuando el personaje de Tomás se debate entre ambos extremos al momento de tomar una decisión con respecto a su amor hacia Teresa. Para Tomás, la discusión no tiene un sentido moral. Está más relacionada con su destino que con la dicotomía entre correcto e incorrecto. A la larga, Tomás elegirá el “es muss sein”. A pesar de no estar mencionada dentro del texto, también se concluyó con una pequeña discusión acerca de cómo la relación entre peso y levedad con el eterno retorno también existe en el mito de Sísifo y la idea de cómo en esta dicotomía también la vida puede encontrar un sentido, de la misma manera que lo hace Tomás.




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Hombre no particular

Hombre no particular Sobre Bartleby, el escribiente
Por: Nicolás Ibáñez “I would prefer not to”



Hablamos de Bartleby, el escribiente, la novela de Herman Melville. En ella, el personaje protagonista, Bartleby, utiliza una de las fórmulas que más interpretaciones ha suscitado la historia de la literatura. Se trata de una máxima, de una frase de singular gramática que se ha convertido así mismo en baluarte de una numerosa casta de hombres que se dicen herederos de este personaje y que ha ocupado a filósofos, literatos y psicólogos. Tienen en común todos ellos una tendencia preferente e irrefrenable hacia la inmovilidad, una especie de pulsión negativa por la vida. 
La frase la dice el personaje por primera vez cuando, después de ser contratado, se le pide que abandone su trabajo de escribidor y ayude a verificar unos documentos. “Bartleby, con una voz singularmente suave y firme, replicó: —Preferiría no hacerlo.” Preferiría no hacerlo, dice a modo de sentencia sin posibilidad de réplica. A …

Cantan los sentidos

CANTAN LOS SENTIDOS Sobre Helen Keller
                  Por: Nicolás Ibáñez
“!Qué pobre sería mi mundo sin la imaginación!” H.K.
Hay que haber nacido poeta para ser Helen Keller. Lo digo en toda la expresión de la palabra. Poeta. No sólo como alguien que se devana los sesos escribiendo versos o prosas que capten un pequeño instante de la infinitud del tiempo y del espacio. Ella es más que simplemente eso. Hellen Keller es la imposibilidad de la poesía hecha expresión poética, la negación de todas las posibilidades convertidas en manifestación íntima, en loa, en canto: es el puño en la cara para quienes, diletantes, se frustran ante sus propias incapacidades en el primer o segundo intento.

No pretendo de ninguna manera subirla a las cimas baratas de la autoayuda, ni recomendar su lectura a aquellos que han perdido la fe o que se sienten incapaces, perdidos y solitarios (todos en este tiempo nos sentimos incapaces, perdidos y solitarios). Lo que quiero resaltar de Helen Keller es su sensi…